La salud, una condición que podemos restablecer y mantener

La salud, se podría decir de forma simplista, es el estado o sistema en equilibrio en el cual el organismo, cada a los diferentes órganos las distintas funciones, nos mantiene en una condición que desempeñar nuestras actividades diarias con amplio margen de energía útil y en una condición de bienestar.

Casi siempre se piensa en la salud sólo cuando ésta vacila y no cuando estamos equipados. Esto nos lleva a buscar remedios que, normalmente, son temporales y, a veces, poco útiles si no incluso perjudiciales. Si fuéramos conscientes de que la salud es para nosotros un estado natural y que a causa de nuestros comportamientos incorrectos corremos el riesgo de perderla, nos- de más al objetivo de nuestra investigación.

Sin embargo, es tan simple permanecer en salud gozando del bienestar que nosotros y quién nos es vecino puede sacar el Star bien.

Mucho se habla de soluciones a las enfermedades pero poco como permanecer en salud: se citan experimentos, estudios, y cada año hay uno o más productos que se lanzados en el mercado que prometen resultados rápidos, excepcionales y duraderos. Cuando nos ammaliamo o no estamos en buena forma creemos que una dieta o un producto, no importa cuál, pueda resolver esta falta de bienestar. Entonces sentimos remedios de cualquier tipo, filosofías, cuidados, dietas, que para un período de tiempo pueden también aliviar los trastornos y quizás farceli olvidar, posteriormente, sin embargo estos vuelven y, a veces, incluso nos encontramos en peores condiciones.

Si reflexionamos en el hecho de que durante años y quizá décadas hemos repetido en hábitos poco saludables, entendemos que en 15 días de dieta o con un solo producto no podemos borrar comportamientos poco adaptados a la salud y mantenidos durante un período de tiempo tan prolongado.

El ser en salud es lo en nosotros, como en todos los seres vivos, pero sólo nosotros mismos podemos decidir qué es útil hacer para mantener esta condición y no podemos delegar a otros esta función, quienquiera que sean. ¿Quién mejor que nosotros puede saber y sentir los continuos cambios que se producen en nuestro cuerpo en diversos momentos de la jornada? La respuesta es aquí a nuestra disposición simple como aprender a ir en bicicleta.

L'igienismo, una práctica que tiene orígenes antiguas

La salud es un tema ausente de los programas educativos, por tanto, el primer paso por hacer es educar nosotros mismos y adoptar un sistema duradero que nos conduzca a una condición de salud física y mental y quizá, para algunos, también espiritual. Existe un sistema, l'igienismo, de que voy a hablarle de raíz y en los próximos artículos que nos puede ayudar.

Cuando uno lee algunos antiguos documentos se apreciar que una práctica muy similar al igienismo estaba ya utilizada por los Esseni, así como por yo y muchos otros sabios, pero solo desde 1800 que se ha convertido en una práctica compartida por muchos expertos y con cientos de miles de practicantes. En años, l'igienismo se ha aprovechado de las contribuciones de muchos académicos - entre ellos también médicos - que lo practicaban también sobre sí mismos. Hoy podemos decir de tener una buena base de conocimientos para utilizar este sistema de vida, sin duda mejorable, pero ya en condiciones de mantener y trasladar a la salud los seres humanos que lo eligen.

Un modo rápido y correcto para seguir este camino relativo es evitar de pensar en el síntoma y hacer atención al sistema entera del cual somos parte : somos organismos animales compuestos por los órganos y animados por ideas, sentimientos y muchas cosas más y formamos parte de un sistema familiar, el cual se encuentra en un complejo humano que vive en un escenario natural que vive este planeta . En sustancia, podemos recuperar la salud cambiando nuestro comportamiento, en 5 palabras: cambiar el estilo de vida . Sólo esto, antes o después, nos llevará una mejor salud, lo aseguro, será inevitable.

Los muchos higienistas que hoy lo siguen demuestran que se puede hacer y que es posible practicar una vía al alcance de todos .

Que tipo de animales estamos?

Empezamos con el tomar en consideración un primer aspecto que puede ayudar y apoyar nuestro verdadero cambio: si observamos y comparamos nuestro organismo con el de otros seres vivos, nos damos sufrido cuenta que hemos dotado a nivel físico y funcional, en forma de poder recoger y caso sobre todo de frutos, algunas verduras y nueces.

¿Sobre qué bases basamos esta creencia? Osserviamoci: nosotros no hemos garras para capturar presas o dientes adecuados para arrancar las carnes y triturar los huesos, ni siquiera el nuestro aparato digestivo es adecuado a la carne por vía de un intestino demasiado largo y una falta de enzimas para digerir cuando la putrefacción de la carne entrará en acta. Las únicas dotaciones enzimáticas para la digestión de productos animales las poseemos el nacimiento, o quizás de la primera poppata, y las mantenemos hasta cuando asumimos la leche de nuestra madre y no el de otros mamíferos. Pasada esta edad, no después de haberlo más necesita, perdemos l´enzima. Por lo tanto, cuando asumimos requesón, otras enzimas, habiendo perdido el de la lattasi, se preocupan de transformar en parte estos productos, pero no soy dedicados a este fin específico pagamos esta transformación con un dispendio muy alto de energías.

No estamos ni siquiera herbívoros porque no hemos órganos aptos para arrancar hierba o para morsicare hojas: disponemos de un solo estómago y no hemos panza y enzimas dedicados a digerir fibras por entero, y no hemos dotado de una con tan robusta para poder consumir muchos vegetales y fibras como hacen los herbívoros.

Por tanto, estamos de otro género animal y cibandoci de productos a nosotros adecuados nos daremos pronto cuenta de que no sólo todos menos, pero tendremos un estado mental de mayor lucidez y un bienestar general mucho más satisfactoria, con más conciencia en nuestra existencia y mayores energías a disposición. Por no hablar de la revolución que este puede poner en acto en familia, en nuestra comunidad, en la sociedad.

Les invito a considerar con sentido crítico y a verificar de persona lo que leen aquí. Observadas la naturaleza . Observadas la con de gatos, perros, vacas, cabras o ovejas y están ganando sus conclusiones.

Cambiar el estilo de vida

Uno de los conceptos clave de la igienismo es llevar un estilo de vida compatible con nuestro cuerpo. Este, a su vez, se basa en el principio de buscar la autonomía individual para la conservación de la salud eliminando las delegaciones a otros.

Pero con todas las cosas que tenemos que hacer, los compromisos de trabajo, las responsabilidades hacia la familia y la sociedad, como se hace a cambiar estilo de vida? Si no podemos detenernos el tiempo suficiente para reflexionar con calma, desplazamiento y en plena libertad, como podemos entender cuál es lo correcto para nosotros? Si encontramos el tiempo para cambiar al nuestro interior, el medio ambiente fuera de nosotros se ajustará. La teoría de sistemas dice algo muy similar: se puede transformar un sistema cambiando uno de los elementos que interactúan en él. El elemento que más constantemente y profundamente interactúa con nuestro sistema salud es el alimento.

Muchos se esfuerzan de cambiar el mundo dedicando poco tiempo o casi nada a cambiar si mismos . Esto vale también para los padres respecto de sus hijos: a menudo sus esfuerzos no dan los frutos esperados porque no saben dar el justo ejemplo de comportamiento. Yo creo que se pueda aprender sólo mediante el ejemplo y no mediante las palabras .

Para volver al tema en examen, si mantenemos un comportamiento sano para nuestro cuerpo, este aprende y se educación las buenas costumbres. Si siempre lo hemos alimentado con la sal órgano se ha acostumbrado a este producto tan tóxico para nosotros y lo busca siempre. En cambio, si los proponemos alimentos naturalmente mineralizados descubriera que la sal añadido a los alimentos no sirve y por lo tanto, con el tiempo, no se siente más la necesidad, y esto nos ayuda, junto a otras prácticas, a conquistar una mejor salud.

Para alcanzar la salud es necesario también evitar las actividades estresantes, tanto físicas como mentales. Me refiero también a aquellas divertidos, como esforzarse en foro, correr, o todas las actividades que absorben mucha de nuestra energía. Pensemos en la naturaleza: ¿cuándo los animales corren a perdifiato? Cuando surcan las presas de quienes quieren comida o cuando huyen de un peligro como posibles víctimas. En todas las otras ocasiones se mueven con ahorro de energía, sin exagerar al dispendio del vigor. Todas las exageraciones llevan a consumir la capacidad de nuestras baterías energéticas y ello antes o después nos deprimente.

Todos somos impregnados de dos energías: una nos es entregada por nuestros padres en nombre de los antepasados al momento de concepción y otra que medios por nuestro estilo de vida, es decir, el alimento digerido, del buen descanso, actividad física moderada y suficiente, por aire limpio respira, por la luz del sol, por momentos felices.

Alimentos compatibles y correcta combinación de los alimentos

He aquí otra pregunta que podemos plantearnos para comprender cuáles son los alimentos para nosotros compatibles. ¿Qué alimentos se podrá contratar a cruda sin intenerirlo suficiente o cuocendolo? La respuesta es: frutos, frutos desecados, vástagos, vegetales tiernos y nueces diversas.

En cuanto a la correcta combinación de los alimentos, existen las leyes generales escritas por quien ha estudiado los principios mediante la práctica personal y a la que todos estamos más o menos sujetos. Con el tiempo y con la práctica dell'igienismo, cada uno de nosotros será luego en instancia adaptarlas a si mismo. La vía de la autonomía en un principio podrá parecer incierta, pero luego frequentandola se hará vía vía más clara y la sensación de bienestar nos confirmará la buena vía emprendida.

Hambre y apetito

Observamos los niños de dos, tres años que no han sido todavía acostumbrados a consumir alimentos artificiales, veremos que a veces no comen, rechazan los alimentos, y otras veces comen con sabor. No siguen la regla de desayunar porque acaban de abandonarla, de las 13 y las 20, comer su hambre depende del momento. Nosotros, los adultos deberíamos recuperar de esta capacidad tan fundamental para nuestra salud: comer sólo cuando tenemos hambre y no sólo para apetito. Como se hace a distinguir entre apetito y verdadera hambre? El primero es sobre todo de tipo cultural y se basa en la excitación derivada de los alimentos que vemos y sentimos, o sobre la falta de algún elemento que estamos acostumbrados a asumir. Además, l´appetito puede ir acompañado de formas de nerviosismo o de molestia que sopiamo riempiendoci el estómago. Asumir muchas variedades de comida conjuntas, sobre todo cocidas, en el mismo comida no nos es de ninguna utilidad nutritiva. Al contrario, tan haciendo, nos encontramos a comer de más si el apetito. el apetito si se deja a si mismo o acogido con un dedo o dos navegables, desaparece en un plazo de 15/20 minutos. El hambre contrario, sigue siendo para una hora o más y nos hace sentir bien, felices, llenos de energía, nos hace entrar el agua en la boca y la podemos cumplir también con poca fruta.

El descanso

El descanso tiene un papel importante porque se conduzca a una buena asimilación de los alimentos inhala, nos ayudará a disintossicarci y a recargar las baterías energéticas de que hemos hecho uso durante el día. El sueño reparador debe ser lo suficientemente prolongado y sin despertadores impuestos. Si debemos estamos pronto para ir al trabajo, simplemente debemos coricarci antes a la noche, siguiendo los ritmos de la naturaleza.

Lo que ha dicho se concede con un estudio sobre los ritmos cardíacos diarios llevado a cabo por algunos investigadores suecos. Estos dicen que nuestra jornada se divide en 3 ciclos de aproximadamente 8 horas cada uno: el primer - de las 12 a 20 - es el más indicado a asumir alimento y a realizar esfuerzos físicos; el segundo - de las 20 las 4 de la madrugada - será aquél en que nuestro cuerpo quiere reposar y asimila el alimento asumido; el tercero - de 4 a 12 - será aquél en que el cuerpo procederá retiren y a la desintoxicación.

Por lo tanto, para refrendar los ritmos cardíacos, según mi opinión, la primera y más importante que debe hacer para recuperar la salud es evitar contratar los alimentos hasta las 12 horas aproximadamente (4 horas aproximadamente después de haberse levantado) , esperar que llegue la verdadera hambre, hacer el primer comida de sola fruta mejor un tipo único y esperar un'oretta antes de comer otro. Si necesitamos de consuelo o ayuda por alguna molestia que nos encontramos, asumimos un poco de agua y nos ayudará a superar el momento traghettandoci la cita de comida de fruta.

En los próximos artículos profundizaré algunos conceptos útiles y aquí mencionados para efectuar una correcta transición hacia l'igienismo. Hablaré del la toxemia y del porque ha sido un descubrimiento tan importante, someteré razones en el hecho de que los cereales no son un alimento adecuado a nosotros, voy a dar indicaciones prácticas sobre cómo especie Musa paradisiaca, si queremos, las verduras que mantengan el más posible sus propiedades nutritivas.

Pidiendo una contribución a otros habitantes de nuestra casa, hablaremos de agricultura para la autonomía .